jueves, septiembre 10, 2009

La renuncia


Estas ante el mejor de lo ejercitos de los no naciods, tu solo con tu guardia personal esperando el ataque, vez al horizonte y sabes que ella te observa desde aquella torre; sabe que es una situacion que no saldras bien librado de ella, tus leales te observan y ven que no alzas la mirada implorando ayuda de quien te ha empujo a las sombras una vez, por ello has decidido a renunciar a ella, a dejarla libre cumpliendo al final con tu destino que es el exterminio, sabes que daño vas a ocacionar y cuanto dolor sufrira.

Al final de todo esto ella y tu lo sabian que tu tenias que sacrificar tu no existencia por ella, tenias que renunciar una vez mas a lo que amas por que sea feliz, tomas tu espada aun mas pesada por la sangre derrramada y bajas por ese pequeño estrecho camino y delante de lo tuyos los cuales saben su destino, la destruccion de ellos pero no les importa ya que desapareceran junto a su maestro, pasas al lado de cada uno de ellos y los vez con los rostros llenos de sangre y con la satisfaccion de haber servido a tu lado, saben a que renuncian.

Ahora alzas tu rostro al cielo y aclamas a el una vez mas no para reclamarle si no para implorar por aquellos que sirvieron a tu lado.

Si renuncio a mi paz por ellos; tomala y dales la paz que merecen, dales lo que yo no tendre asi es. Tu ser omnipotente te hago esta declaracion de RENUNCIA.

1 comentario:

Marta dijo...

hola, interesante, lo suficiente para seguir leyendote, triste,monotono, mas pregunto, no es asi la vida a veces? saludos